Peperina
Arte | Patrimonio Cultura

Retrospectivas e intensidades: Las Chasconas sobre las tablas

La pasión por el teatro une a este grupo de mujeres colchagüinas. De distintos quehaceres y profesiones, la apertura del telón representa para ellas un momento de liberación emocional, corporal y espiritual. Tras 15 años de montajes y escenarios, preparan la celebración de un nuevo aniversario mediante un llamado a “Vox Populi”: construir un espacio artístico en Santa Cruz, el que consideran indispensable para quienes viven y disfrutan de esta expresión cultural.

Por Soledad Correa M. | Fotografía Claudia Maturana N.

 

La primera vez que Las Chasconas se reunieron fue en casa de Juana García-Huidobro, en el sector de El Huique, quien luego de su experiencia en un taller de actuación de la Municipalidad de Vitacura despertó el interés y entusiasmo de sus amigas para conformar una compañía teatral en Colchagua.

Con el propósito de –muchas–cumplir su sueño de actuar o de realizar una actividad distinta, estas colchagüinas convencieron a una profesional para que las formara y dirigiera. La elegida fue Carola Serrano, actriz egresada de la Universidad de Chile y encargada del taller en el que Juana participara en Santiago, quien se ha dedicado por más de una década a guiarlas en las artes escénicas, proceso dentro del cual destaca la motivación personal que han desplegado por aprender: “Desde el comienzo mostraron muchas ganas. Considero que todos podemos actuar, no es necesario tener un don especial, pero sí disciplina, responsabilidad y puntualidad; cualidades que estas chicas han demostrado sobremanera”, señala Carola.

Su compromiso no sólo les ha permitido contar con una profesora para concretar sus intereses actorales, sino también para sortear los obstáculos que se presentaron en los inicios del proyecto. “Con paciencia y buenas ‘paradas de carro’ logramos montar nuestra primera obra, Ánimas de Día Claro, del célebre dramaturgo chileno Alejandro Sieveking. Fue una adaptación que impresionó a un público que, en general, eran parientes y amigos cercanos. Jamás se imaginaron el profesionalismo ni la calidad de nuestra actuación”, comenta María Paz Valdivieso, una de Las Chasconas más antiguas. 

Por las filas de este elenco han pasado reconocidos colaboradores, como el actor y director Gonzalo Mesa, quien ha brindado su apoyo al grupo en las áreas del diseño teatral e iluminación. Asimismo, el connotado escultor y escenógrafo Gregorio Berchenko, aportó en la creación de escenarios para varias de sus presentaciones; al igual que maquilladoras y diseñadoras de vestuario. Junto con demostrar su gratitud a estas dos nobles personas, “también agradecemos el financiamiento del sector privado y la buena disposición del Hotel Santa Cruz Plaza, que durante este tiempo nos ha facilitado sus salones para ensayos y estrenos”, confiesa Valdivieso, agregando que estos montajes, aparte de entregar cultura y alegría en las diversas ciudades, dan trabajo a técnicos y profesionales de la zona, como iluminadores, modistas, carpinteros y sonidistas.

Al reflexionar acerca del tiempo transcurrido y las vivencias en torno a este proyecto escénico que registra su nombre en decenas de carteleras en O’Higgins, emocionadas revelan que han creado una amistad intensa, desbordante de generosidad y unión.

No obstante a los apoyos recibidos, el grupo solventa gran parte de los gastos asociados a clases, traslados y puestas en escenas, inversión que saben ha sido factor clave para profesionalizarse, siendo incluso invitadas en 2005 a participar de los Temporales Internacionales de Teatro, en la ciudad de Puerto Montt, renombrado certamen en cuya XVI versión tuvieron una excelente participación, según nos relatan. 

A pesar de los cientos de aplausos y las ovaciones que Las Chasconas han recibido a lo largo de sus 15 años, “No es fácil hacer teatro ni desarrollar expresiones artísticas en provincia”, enfatiza Marcela Kern, integrante de la compañía. Por esta razón, este 2019 se han planteado tocar las puertas de la Municipalidad de Santa Cruz para proponer la construcción de un teatro, destinado a ofrecer un espacio para la cultura. “Queremos descentralizar Chile de una vez por todas. Para asistir a una obra debes  viajar a Santiago o a grandes ciudades, y eso no es justo para los creadores de estas manifestaciones, ni para los amantes de las artes”, agrega Marcela.

Al reflexionar acerca del tiempo transcurrido y las vivencias en torno a este proyecto escénico que registra su nombre en decenas de carteleras en la Región de O’Higgins, emocionadas revelan que han creado una amistad intensa, desbordante de generosidad y unión. Es un trabajo en equipo de principio a fin, todas son una en el escenario, incluso si alguna olvida un parlamento o irrumpe otro tipo de imprevisto, se debe estar alerta para ayudar a la compañera.   

Para Las Chasconas actuar es una catarsis profunda que las impulsa a sumergirse en otras personalidades, en otras voces, asumiendo discursividades y estéticas que configuran contextos de reflexión, humor, crisis y esperanza, pero fundamentalmente una instancia creativa y de expresión que les ha develado un argumento común: que somos seres humanos con el derecho de vivir el arte en plenitud, como alimento para el alma.

Posts Relacionados

Beatriz Hagel : Pincel y Territorio

peperina

Gonzalo Correa: Un viaje por el arte, la fe y el apego a la tierra

Editor Peperina

Ruedas de agua: Manifiesto campesino de Larmahue

Editor Peperina
Cargando...