Peperina

La otrora Transportes Salvaje Ltda., reconocida empresa fundada en la década del 60′, cumple otro ciclo de crecimiento y se amplía en el exigente mercado de la maquinaria pesada hacia la ingeniería vial y la construcción. Nuevo nombre, nuevas instalaciones y equipos, mayor capacidad y tecnología, pero el mismo profesionalismo de siempre.

 

POR ESTANISLAO OTEÍZA L. – FOTOGRAFÍA CLAUDIA MATURANA N.

 

Nuevo Andes es el actual signo de uno de los líderes en el sector maquinaria pesada en la región de O’Higgins. Desde sus inicios hasta la actualidad, la firma dirigida por los hermanos Francisco y Sergio Díaz Cabrera, ha contribuido significativamente al desarrollo de diversos proyectos de movimiento de tierra en la agricultura, mantención de caminos, accesos y carreteras; creación de defensas fluviales, acueductos y canales; entre otras obras, estableciéndose como un referente indiscutido y respetado en este exigente rubro.

 

SÓLIDOS COMO LA CORDILLERA: LAS BASES DE LA EXPANSIÓN

Lo que hasta 2023 fuese Transportes Salvaje Ltda., se extiende en giro y capacidad hacia nuevos horizontes, principalmente a la ingeniería vial y a proyectos de mayor envergadura, “continuando –por supuesto– con nuestros servicios de siempre, los que nos han permitido crecer y consolidarnos en el tiempo como una empresa seria y responsable”, sostiene categórico Francisco Díaz, socio y encargado del área operativa. La excelente campaña desarrollada por los hermanos Díaz Cabrera, junto a un experimentado equipo, les permitió una prolífica instalación en un mercado complejo, dinámico y competitivo. Con el transcurso de los años, su esfuerzo y la inspiración del espíritu emprendedor de su padre ya fallecido, don Héctor Díaz Lira, hicieron que los objetivos se fueran trazando con mayor claridad. “De seguro nuestro papá se hubiese sentido orgulloso de ver lo que hemos logrado, hasta dónde hemos llegado. A él le hubiera encantado estar acá, al lado nuestro. Él comenzó solo, con todo cuesta arriba, en esos tiempos no existía la tecnología que disponemos ahora, por ende, lo que logró significa un esfuerzo titánico; el mismo esfuerzo fundamental que tuvo y que sigue teniendo nuestra madre, María Victoria Cabrera, quien confió en nosotros y nos alentaba incondicionalmente a continuar superándonos. Lo que somos hoy, en gran medida, es un homenaje a ellos”, reflexionan los empresarios.

El trabajo duro, la constancia y el profesionalismo en la ejecución de los proyectos asumidos, serían el soporte para tomar la decisión de ampliar sus operaciones a esta arista que ya venían trabajando sistemáticamente: obras viales y de construcción para el agro y la gran empresa. Y si de asumir desafíos hablamos, ambos socios encarnan desde su más temprana niñez esta virtud. ¿La evidencia de lo escrito? Su marca, ahora Nuevo Andes, y el testimonio de satisfacción de una sólida cartera de clientes que se ha transformado en su mejor capital.


MODERNIZACIÓN PERMANENTE.

Sin duda, su evolución desde los primeros días hasta convertirse en un pilar en la industria de maquinaria pesada en O’Higgins bajo su actual registro Nuevo Andes, ha estado marcado por hitos, logros, desaciertos, aprendizajes; pero fundamentalmente, por la persistencia y la visión de futuro de sus dueños, quienes han impulsado un éxito continuo. En dicho proceso, su apuesta por la permanente modernización a nivel de maquinaria, como de políticas administrativas, han permitido generar un impacto positivo en la eficiencia de su operación y en la seguridad de sus ejecuciones, factores clave en el sólido ascenso experimentado. En esta línea, Sergio Díaz –socio y encargado del área mecánica y mantenimiento– subraya la importancia de “contar con una respuesta rápida a los distintos imponderables del día a día. En nuestro taller, somos sumamente estrictos en el manejo de los recursos para no fallar a los clientes; estamos empeñados en responder de manera eficaz a las urgencias, por ello es que una de las metas importantes ha sido modernizarnos, además de no descuidar ningún aspecto como las mantenciones preventivas y correctivas de los equipos, las mejoras estructurales y las herramientas necesarias para cada uno de las tareas que llevamos a cabo. Este rubro nos apasiona, esa pasión está en nuestro ADN”, indica.

Igual importancia asume su capacidad de forjar sólidas alianzas con destacados socios estratégicos de diferentes sectores productivos privados y públicos de la región como viñas, empresas agrícolas y de construcción, municipalidades, Ministerio de Obras Públicas y particulares, entre ellos las compañías Concha y Toro, Clos Apalta, Grupo Acacios, Constructora Alta Fe y, por supuesto, el Estado.

Esta asociatividad, sumada al potencial profesional de Nuevo Andes han sostenido su modernización constante, fomentando la renovación de maquinarias y la incorporación de nuevas tecnologías que robustecen su catálogo. Excavadoras de 7, 14, 20, 22 y 30 toneladas; retroexcavadoras, rodillos compactadores, motoniveladoras, bulldozer y flota de camiones, componen sólo algunos de su gran cantidad de equipos de cara a labores como excavaciones, destronques, limpieza de canales, construcciones, mantención de caminos, demoliciones, traslado de maquinaria, construcción de embalses acumuladores de agua, defensas fluviales en riveras, entre otros fines, incorporando en su más reciente entrega servicios orientados a obras civiles, urbanizaciones y topografía, además del arriendo de maquinaria. Un imperio que se solidifica a paso seguro.

“Comenzamos con una maquinaria antigua, heredada del sacrificio de nuestro padre, y con determinación asumimos el objetivo de modernizarla permanentemente. Incorporar tecnología nos ha permitido hacer más eficaces los tiempos trabajo, brindar mayor seguridad y confort a nuestro equipo humano, y dar un mejor servicio a las empresas mandantes”, argumenta Francisco, enfatizando en su convicción de abrirse “a un crecimiento sostenido y muy responsable. La idea es abrirnos a nuevos mercados, pero sin desenfocarnos. El método es crecer un peldaño a la vez, ampliar el abanico, sin perder el control ni dejar de estar presentes en cada tarea. Debes delegar, claro, pero no descuidar la supervisión, ni los tiempos de entrega de un proyecto; este ámbito es intransable, ya que es una de las garantías de seriedad que ofrecemos y que demuestra quiénes somos”, finaliza.

 

CONTACTO NUEVO ANDES:

Dirección: Callejón Los Toros s/n, sector Paniahue, Santa Cruz. | Teléfonos: +569 7495 7103 | +569 8502 2773 | +569 319 14279

Email: francisco.diaz@nuevoandes.cl | sergio.diaz@nuevoandes.cl | www.nuevoandes.cl

Posts Relacionados

Percepción consciente: Salud Mental y Pandemia

Editor Peperina

SOBRE TÍTERES Y TITIRITEROS: VISIÓN DEL DERRUMBE

Sebastián Pino

Primer Aniversario Casa Ommi: Sabores Con Memoria

Sebastián Pino
Cargando...